7 consejos para un diseño exitoso - Guía 2020

Con demasiada frecuencia se descuida la disposición de un documento escrito. La gente cree que en la escritura profesional, lo único que realmente importa es el contenido. Esto está mal, porque es olvidar que nuestro lector tiene dos hemisferios en su cerebro! Recuerde eso. En un post anterior, expliqué eso:

  • El hemisferio derecho de nuestro cerebro es el asiento de la emoción, la creatividad y la imaginación, procesa la información de forma instintiva y global. Siempre considera las cosas desde un punto de vista general, sin atención a los detalles;
  • El hemisferio izquierdo es el asiento del razonamiento, procesa la información analíticamente, con lógica matemática. En otras palabras, es lógico y secuencial: piensa una cosa tras otra, empezando por la primera, siguiendo con la segunda, y así sucesivamente.

Para leer, el ser humano utiliza primero el cerebro derecho (percepción) y luego el izquierdo (razón). Esto significa que a primera vista, la página se siente como una imagen .

El lector es primero sensible al diseño

Para escribir, usamos el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro. Pero para leer, usamos primero el cerebro derecho y luego el izquierdo.
Por supuesto, todo esto sucede en milisegundos e inconscientemente. Pero por todo eso, es en este marco de tiempo que el lector tendrá una idea global de la calidad del documento.

Un documento denso, «por la milla» sin resaltar palabras o frases dará la impresión de desorden… …e impactará negativamente al lector antes de que haya leído siquiera la primera frase.

Por el contrario, desde el primer vistazo, una disposición clara y sencilla generará una percepción positiva y tendrá una fuerza atractiva en el lector. Esto los pondrá, siempre inconscientemente, en las condiciones adecuadas para interesarse verdaderamente por el contenido de sus escritos.

La escritura estructurada es atractiva para el lector. Aquí hay 7 consejos de diseño que han demostrado su valor.

  1. Espacio en blanco.
  2. Un título en la parte superior de la página, escrito correctamente.
  3. Textos justificados… o no.
  4. Fuentes estándar.
  5. Negrita o cursiva.
  6. Ilustraciones y pies de foto.
  7. Símbolos al principio de una frase.

Este » Caligrama de caballo » de Guillaume Apollinaire pertenece al registro de escritos literarios. ¡Magnífico! Pero un diseño tan original y poco convencional debe ser olvidado en un escrito de trabajo. Por el contrario, es preferible un diseño simple y claro.

Enfoque en los 10 consejos de diseño

1 – Espacios en blanco

El espacio en blanco debe ser usado generosamente para que el texto se vea bien.

  • Márgenes Es importante dejar un «espacio en blanco» alrededor del texto. Este espacio en blanco es el margen superior, inferior, derecho e izquierdo, en el que no debe aparecer ningún texto. Para un documento A4 (del tamaño de una hoja de papel estándar en España), los márgenes deben estar entre 15 y 20 milímetros: es un mínimo para una disposición suficientemente aireada que permita destacar los títulos, textos e imágenes y facilitar la lectura del contenido.
  • Espacios en blanco . Los espacios en blanco alrededor de un texto, una tabla o una foto «dan aire» al lector (sin impresión de sobrecarga) y permiten resaltarlos. Los publicistas saben desde hace tiempo que el espacio en blanco entre los párrafos estimula la lectura. Más recientemente, los investigadores han descubierto que los espacios en blanco entre las letras estimulan la lectura en las personas con dislexia.

2 – Un título en la parte superior de la página, escrito correctamente

El ojo del lector occidental está condicionado a explorar la página impresa de izquierda a derecha y de arriba a abajo. Por lo tanto, es preferible colocar el título en la parte superior izquierda. Los intertítulos (que ayudan a la lectura) también deben estar a la izquierda. Las investigaciones han demostrado que un título se lee 5 veces más a menudo que el texto, especialmente si el título consta de 6 a 12 palabras como máximo.

Contrariamente a lo que muchos editores piensan, un título escrito en minúsculas es más fácil de leer que un TEXTO EN MAYÚSCULAS.

Sólo la primera palabra está en mayúsculas y debe ser acentuada. No hay puntuación al final de un título (a menos que se trate de un título en forma de consulta).

3 – Textos justificados … o no

La alineación es la disposición del texto en relación con los márgenes y columnas de una página. Los dos alineamientos más utilizados son el alineamiento de la bandera izquierda y el alineamiento justificado.

  • La alineación de la bandera izquierda es adecuada para textos cortos, textos sangrados y subtítulos (véase el punto 2).
  • La alineación justificada debe reservarse para textos largos con mucho contenido (carta más allá de 20 líneas, informe, actas, etc.). En efecto, con una alineación justificada a la derecha y a la izquierda, el espacio blanco entre las palabras no es regular, lo que hace que el texto sea más difícil de leer cuanto más corto sea. De hecho, con cada nueva línea, el ojo tiene que reajustarse para saltar de una palabra a otra a diferentes distancias.

4 – Fuentes estándar

Un máximo de dos o tres fuentes son suficientes en un documento:

  • uno para los títulos;
  • uno para el texto;
  • uno para comentarios o notas a pie de página.

Hay cuatro familias principales de policías, como se muestra en la foto de abajo.

Todos los textos están en el cuerpo 30 y en «regular», es decir, sin negrita. Pero la representación visual no tiene nada que ver con una fuente a otra.

En un contexto profesional, la sobriedad está a la orden del día, con el uso de fuentes serif (o distancia entre ejes serif) y sans-serif solamente. Legibilidad garantizada con » arial «, » times «, » calibri «, » verdana «, etc. Por el contrario, deben evitarse las fuentes de fantasía y de escritura (excepto en casos especiales).

  • Las fuentes serifas se recomiendan para textos largos de varias páginas. En efecto,
    se consideran más legibles porque las series materializan la línea de

    lectura (los personajes en serie mantienen las palabras mejor unidas y guían el ojo a lo largo de cada línea).

  • Las fuentes seriales están más bien reservadas para títulos e invariantes.

5 – Negrita o cursiva

El ojo es atraído por lo que es diferente. Por eso, para destacar toda o parte de una frase, se suelen utilizar dos modos de enriquecimiento: negrita y cursiva. La negrita se utiliza sistemáticamente para los encabezamientos. Por otra parte, en el texto cotidiano, la negrita sólo debe utilizarse para destacar algo importante (palabra clave, por ejemplo). Para distinguir ciertas palabras o grupos de palabras del resto de la frase, se utiliza la cursiva. Esto se debe a que la cursiva es menos «llamativa»: sólo se nota durante la lectura.

El subrayado ya no debe utilizarse. El subrayado se remonta a la época de las máquinas de escribir: era la única manera, con mayúsculas, de resaltar una palabra. Hoy en día, se utiliza principalmente para la visualización en pantalla y para indicar un enlace de Internet.

6 – Ilustraciones y leyendas

Es cerebral: nuestro ojo siempre se siente más atraído por una imagen que por un texto. Cuanto más grande es una ilustración, más atrae el ojo. Por lo tanto, en un documento de trabajo nos interesan mucho las ilustraciones como los diagramas o gráficos, o incluso los recuadros (textos resaltados en un marco). Además, los pies de foto se leen más a menudo que el resto del texto. Sin embargo, no más de una ilustración por página, ya que el lector no podrá saber de un vistazo cuál debe leerse primero.

7 – Símbolos

Los símbolos más antiguos son los guiones; pero el procesamiento de textos en la computadora ha permitido el desarrollo de otros símbolos, comúnmente conocidos como balas. Al principio de un párrafo, los símbolos o las viñetas son particularmente eficaces para estimular la lectura porque, por un lado, forman asperezas que llaman la atención y, por otro lado, puntuan visualmente la página.

Las listas con viñetas resultantes ayudan a hacer un texto más legible… pero sólo si hay un cierto grado de consistencia. Por ejemplo: optar por un solo tipo de construcción de la oración (comenzar con un verbo o un sustantivo, no ambos), permanecer dentro del sujeto (no enumerar un elemento que no tenga nada que ver), no exceder 5 ó 6 elementos en la misma lista.

Para el diseño como para todo: ¡medir!

En efecto, es por consejo del excelente François Richaudeau que terminaré: . Ya es suficiente. Si se utilizan demasiados medios, el ojo ya no distingue lo accesorio de lo esencial. En otras palabras, no demasiados tipos de letra, no demasiados tamaños diferentes, demasiada negrita, demasiados párrafos, etc.

Los escritores o editores deben tener siempre presente que la forma y la presentación tienen un solo propósito:

  • para despertar el deseo de leer;
  • mantener el interés del lector;
  • facilitar la comprensión de la información;
  • contribuir a la memorización de ideas clave.

Pero estoy convencido de que el diseño contribuye al éxito de un escrito. Como el escritor del siglo XIX John Molloy escribió una vez: » Nunca se puede tener una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión. «.

¿Y qué hay de ti? ¿Cuáles son tus consejos para una buena presentación?

 

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *