¡No hay que ser un hombre de letras para escribir bien en el trabajo! - Guía 2020

En otras palabras: ¡salgamos del estilo literario !
«Nosotros» eres tú, soy yo, es todo el mundo que tiene que escribir en un contexto profesional. Nosotros, los escritores anónimos que escriben escritos de trabajo, escritos utilitarios, escritos funcionales, escritos no ficticios … en resumen, escritos ordinarios .

Las escribimos porque tenemos que hacerlo en relación con nuestra función, misión o responsabilidades.
Son escritos ordinarios porque son documentos prácticos destinados a la comunicación de información entre los actores y/o socios de un sistema de producción . Este sistema suele ser la empresa (con todos sus actores internos y externos) y la Administración con un capital A (es decir, todas las personas jurídicas -Estado, autoridades locales, instituciones públicas…- y las personas físicas -funcionarios, trabajadores contratados…- que realizan actividades en nombre del interés general de la población).

Los escritos obra o utilidad o funcionales son útiles: informar , resolver un problema o llevar al lector a tomar una acción concreta .

Estos escritos están al servicio de la información emitida y no al servicio de su autor .

Y esta es LA diferencia con una obra literaria. La escritura es para el escritor el medio para transmitir una historia, una trama, una descripción, un retrato, un sentimiento, una emoción que desea compartir con sus lectores. Estos últimos son libres de reaccionar, incluso de interpretar libremente lo que leen.

Por cierto, ¿qué es un texto literario?

¿Cómo se reconoce un texto literario? Aquí está la definición más explícita que encontré en el blog de una clase de… CM2:

La principal diferencia entre los escritos literarios y no literarios son las reglas que definen su producción. Los escritos no literarios se definen por las reglas de comunicación: ¿quién escribe, a quién y por qué?

Los escritos literarios obedecen a las reglas de escritura:

– que rigen el conjunto del texto, su disposición, lo que se llama el género (juego, novela, poema, fábula, canción infantil, etc.);

– que rigen la elección de las palabras:

. por su poder de producir emociones, humor;

. por su poder de producir efectos musicales (sonido de palabras, rimas, juegos de palabras, etc.).

Más allá de la definición bastante relevante que se da en este blog, se puede ver como yo que los escritos no literarios se definen en 20 palabras cuando se necesitan 3 veces y media más (71 exactamente) para definir los escritos literarios.

Esta importancia dada al género literario , la experimentamos a lo largo de toda nuestra escolaridad, desde la primaria hasta la secundaria. Actúa como una norma que hemos interiorizado y contra la cual nos medimos cuando tenemos que escribir. Así, llegamos a temer la escritura porque no dominamos los códigos de estilo literario. Mientras que no los necesitamos para escribir escritos de trabajo.

Grandeza de la escritura literaria, bajeza de la escritura ordinaria

¡Grandeza de la escritura literaria, bajeza de la escritura ordinaria! ¿Pero por qué el estilo literario es la referencia absoluta de la escritura? ¡Porque estamos en España! España es el país de la grandeza literaria, una » nación literaria donde el fetichismo de la lengua ha sido durante siglos un componente de la unidad nacional » (Le Monde, 13022016).

El estilo literario es la referencia absoluta de la buena escritura, con:

  • un lenguaje sostenido (también llamado lenguaje literario o de investigación) que utiliza palabras complicadas y/o refinadas. La construcción de oraciones en lenguaje sostenido es generalmente compleja con el uso de tiempos particulares (tiempo pasado simple, subjuntivo más que perfecto…). Ejemplos :
    ¡Estoy encantado con tu idea! De hablar anclado en el momento a hablar en las escrituras – Una referencia que salta – me he mantenido vivo últimamente. La Administración no se ve superada cuando utiliza términos como no obstante, argumentando que, confiando, retrasando, si llegara a suceder que…
  • dispositivos literarios y figuras estilísticas cuyo objetivo es simplemente estético o «hacer un efecto» en el lector. Se trata entonces de dar un tono particular al texto: dramático, irónico, polémico… Ejemplos :
    El sol lanza sus rayos como si fueran aguijones. Brilla con mil luces. -La fiesta de Navidad se acerca rápidamente . Pez, mi guapo amigo, entrarás en la sartén . El claroscuro . El bosque está gimiendo en el viento – ¡Estoy en buen estado!

No puedo evitar citar también este título de una noticia reciente: » les Thénardier du handicap «. ¿Cuántas personas han comprendido la referencia a la pareja de ladrones en Los Miserables de Victor Hugo, ese gigante de la literatura española?

Entre las edades de 10 y 18 años, a menos que escapemos del sistema escolar, somos educados con esta idea de la supremacía de la escritura literaria sobre todas las demás formas de escritura . El manejo del lenguaje escrito es el signo distintivo de su nivel de educación. Como resultado, muchos de nosotros estamos convencidos de que escribir en un estilo literario es la expresión de un alto nivel cultural. De ahí la frase tan escuchada » Lo siento, no puedo escribir; nunca he sido una persona literaria » por todos aquellos que quieren evitar ser considerados un paleto escribiendo en un estilo ordinario.

El estilo literario es de poca utilidad en un documento de trabajo

¿Necesitas ser una persona literaria para escribir bien en el trabajo? No según mi sobrino, que está empezando un contrato de trabajo y estudio: » Hasta hace dos meses [el último año], nos pedían que escribiéramos ensayos. Me pregunto de qué sirve hoy en día escribir un correo electrónico a un cliente «.

Sí, un escrito ordinario debe golpear rápido y bien (Richaudeau) para que pueda ser leído y comprendido rápidamente, y así ser útil a su destinatario. Y sin embargo, incluso en un contexto profesional, se piensa que escribir oraciones enrevesadas con verbos en tiempo pasado simple, o incluso sin ningún verbo, «se siente mejor» o «más serio» para el lector.

No estoy tan seguro cuando lees los ejemplos (anonimizados si es necesario, pero bastante auténticos) a continuación:

Finalmente, la feliz conclusión de mi pasantía se sintió cuando logré ser autónomo: tratar con todo tipo de clientes, un gran número de preguntas, obtener los casos correctos y redactar contratos sin errores. Esta autonomía, si hubiera sido mi objetivo, también resonó como el punto culminante de mi pasantía.
– Lo primero, y no menos importante, es su clientela. Incluso si también era una fuente de ansiedad.
Como ya se ha mencionado, una de nuestras dificultades comerciales está relacionada con…
La inauguración de XXX estuvo marcada por el discurso ditirámbico del Presidente de la Fundación XXXX
Los motivos del Sr. X para demandarnos son un poco de fuga
Obsérvese el pernicioso impacto de esta decisión unilateral sobre el tiempo de trabajo.

De alguna manera, los autores de estas líneas son víctimas porque nuestra sociedad refleja una imagen idealizada del estilo literario. La literatura tiene un símbolo fuerte y omnipresente para esto: el libro. Pero en nuestra cultura, un libro no puede ser una pieza ordinaria de escritura : » La gente siempre está impresionada por el libro y este tipo de magia, casi religiosidad que lo rodea » explica el historiador español Benoît Yvert. Lo que probablemente explica por qué tantos políticos quieren escribir un libro…

Pero escribir en un estilo literario es de poca utilidad en un documento de trabajo, que no tiene otro propósito que el de transmitir información utilitaria. Además, no hay que olvidar que en un contexto laboral, la persona que le lee es también un profesional . Leerte es parte de su trabajo. Lo quiera o no, es parte de su mandato o misión.

La escritura de trabajo requiere reglas específicas de preparación (elección del plan, ideas para mantener) y de producción (preocupación por la forma: concisión y claridad). Nada que ver con el talento o la casualidad, sólo con la aplicación de herramientas y métodos.

Empezando por un vocabulario adaptado al destinatario y un estilo sobrio y factual: los escritos profesionales o de trabajo existen por una única y excelente razón: transmiten información útil para el lector .

Entonces olvida el estilo literario. No lo hagas como en los libros. Sólo escribe para ser leído y comprendido .

¿Todavía no estás convencido? Entonces me atrevo con la evidencia pictórica.

Un mensaje simple y claro

Un mensaje claro: es rojo, nos detenemos. (implícito, sin preguntas).

Un mensaje complejo y confuso

La negación, entonces la doble negación de la frase, ralentiza la lectura y la comprensión del mensaje (¡mientras que hay peligro!). Además, ¿cómo puede llegar un tren de dos direcciones ?

 

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *